Dime pues, amigo mío.

Publicado: 2 julio, 2013 en Delirios personales, Poesía
Bailaban las hojas con el viento al ritmo de las olas que con su susurro producía,
y cantaban los pájaros.
Bajo aquellas nubes, tiempo atrás admiradas, solo tú.
Pensativo, huraño.
Ante aquellas mismas escaleras por donde solías subir antaño
y que ahora ves como una metáfora de la vida,
peldaño tras peldaño.
¿Y para qué? ¿Acaso no eras más feliz cuando tan solo vivías el día a dia?
Dime pues, de que sirvió desparasitarse de la banalidad
si tras ello solo quedaste tú, ahora tan extraño.
Dime pues, si mereció la pena el llanto,
si mereció la pena el daño.
Dime pues, amigo mío, si tras todos estos años
hallaste alguna paz.
 

Salud!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s